Obesidad y su evitación

¿Qué hacer para evitar la obesidad? , ¿Qué herramientas tengo a mi alcance para conservar mi salud?.Estas preguntas son las que nos hacemos cuando estamos desbordados con nuestro peso. A continuación expondré diferentes estrategias para evitar hábitos insalubres.

Está claro que vivimos en una sociedad del bienestar donde el acceso a la alimentación es fácil. Pero esta facilidad también genera un consumo excesivo de alimentos de todo tipo. La oferta tan variada estimulada por la lucha entre las diferentes empresas alimentarias hace que el consumidor final dude en su elección y compre más de lo que realmente necesita. Esta excesiva ingesta es superior al gasto calórico total diario alentado todavía más por la introducción en todos los hogares de sistemas de entretenimiento multimedia cada vez más sofisticados donde el placer del confort se hace necesario. Todas estas variables, por sí solas resultan perniciosas pero si las juntamos el coctel generado podría desembocar en un situación para nada deseable, la Obesidad.

Como una imperiosa necesidad casi convertida en obligación, muchas tardes después del trabajo o de las clases miles de personas buscan al amparo del calor artificial una compensación tras la jornada diaria. Este estilo de vida sedentario se está enraizando de una manera bestial aumentando exponencialmente los casos de sobrepeso, y obesidad ya no sólo infantil y juvenil sino en la población adulta joven. La experiencia proporcionada por estos sistemas multimedia cada vez más enlazados con los servicios online es tan cercana a la realidad que nos atrae como polillas a la luz. A esto se suma la capacidad de control total sin más frustraciones que la que nos dá la bajada en la conexión. Adultos jóvenes con sistemas de entretenimiento multimedia con experiencias cercanas a la realidad pero sin los contratiempos tan perturbadores que esta tiene sumado a la alta accesibilidad en alimento hipercalóricos proporcionada ya ni siquiera por el familiar que baja a hacer un recado y le hemos pedido el favor de subirnos “algo de picar” sino ya desde el móvil con las cada vez más frecuentes aplicaciones (apps) que te traen “de todo” a la “puerta de tu casa” de manera “casi inmediata”. Se nos está olvidando la experiencia real, en primera persona, de mantener una conversación cara a cara con algún amigo mientras disfrutas de una cerveza. Es importante mantener cierto estado de vigilancia para no caer en este tipo de entretenimiento virtual ya que esto conduce a un balance calórico positivo en donde el tejido adiposo se irá incrementando paulatinamente.

 

A todo esta situación comentada anteriormente se une la falta de interés en muchas ciudades por invertir en infraestructuras que fomenten la práctica de alguna actividad física. El simple hecho de reducir la anchura de las aceras para poder ampliar los carriles de las carreteras influido por los coches que cada vez son más grandes implica una desmotivación para la practica deportiva. Si que es cierto que en mi entorno se está llevando a cabo un proyecto de ampliación de “bidegorris” . Así muchos podrán coger la bici y darse buenos paseos. Es de agradecer , pero es insuficiente. “Un estudio realizado en Texas (EE.UU) mostró que los barrios latinos presentaban mejores condiciones para la practica de actividad física de sus vecinos que los barrios de los blancos no hispanos de alto nivel económico” (Fuente: Nutrición , vida activa y deporte; Universidad CEU San Pablo , Madrid). Así mismo, la alta densidad de locales de alimentación tipo comida-basura, esto es, hamburgueserías rápidas, kebabs, etc, hacen un flaco favor a los barrios y sus gentes. Este tipo de locales promueven el consumo compulsivo mediante diferentes tipos de estrategias basadas en la disponibilidad inmediata del “alimento”, precios bajos accesibles a todo el mundo y el uso y abuso de publicidad engañosa.

El uso abusivo del ascensor y las escaleras mecánicas pensadas sobre todo para personas con movilidad reducida pero que en la practica son utilizadas por todos, no hace sino favorecer un balance calórico positivo además de la creación de un hábito poco saludable. Todos estos factores forman un conjunto denomidado ambiente obesogénico o favorecedor de obesidad.

Actualmente se estima que existen 9 millones de niños con sobrepeso, la mitad de los cuales son obesos. Esta condición los sitúa en riesgo de padecer todo tipo de enfermedades relacionadas con la obesidad y por tanto, con una esperanza de vida reducida. (Fuente: Nutrición , vida activa y deporte; Universidad CEU San Pablo , Madrid)”

Una buena forma de reducir el exceso de grasa corporal (y una posible obesidad) casi sin darnos cuenta consistiría en promover pequeños cambios en nuestro estilo de vida como por ejemplo, si nuestro trabajo se encuentra relativamente cerca ir andando o en bici o coger el trasporte público para ir pero volver dando un agradable paseo. Otro pequeño cambio sería realizar las compras en el súper o la tienda del barrio en lugar de acudir con el coche a las grandes superficies. Como veis no consiste en apuntarse como locos al gimnasio sino de planificar unos pequeños hábitos que conlleven un gasto calórico mayor. Ahora, el que quiera apuntarse al gimnasio, bienvenido sea.

Otra medida que a mi personalmente me encanta y que además está de moda y es muy “cool” es la compra ( y uso) de un pulsómetro con función cuenta pasos. Ahora con el boom tecnológico en el que vivimos donde la miniaturización de los circuitos ha dado unos pasos de gigante, los pulsómetros son auténticos ordenadores de muñeca los cuáles son capaces de monitorizar tu actividad diaria completa con un margen de error muy pequeño.

 

A modo de resumen insistiré en la necesidad real de conciliar actividad física preprogramada con rutina diaria. Se trata de hacer un hueco diario ( a ser posible) para la práctica de cualquier actividad física, desde un simple paseo largo a entrenamientos de alta intensidad en centros preparados.

Espero que os haya gustado el artículo de hoy!

Un saludo para todos!!!

 

nutriciondeportivayentrenamiento.blog

Soy Técnico en Dietética y Nutrición Humana, especializado en Nutrición Deportiva y Entrenador Personal así como estudios universitarios en Ciencias Químicas(no terminados). Profesional de la nutrición y el deporte con varios años de experiencia, especializado en todo tipo de dietas personalizadas pero dedicado últimamente a dietas hipocalóricas y deportivas. Con afán por saber más y ofrecer un mejor servicio estoy cursando el Grado de Psicología. En mis ratos libres practico artes marciales, disfruto de buenos paseos y quedadas con mis amigos y pareja. Sin más, me despido y solo me queda deciros que espero que os guste el blog y os sea de mucha utilidad. Gracias.

Esta entrada tiene 4 comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

×
×

Carrito

A %d blogueros les gusta esto: