¿Qué como en verano?

Hola, ¿cómo estáis este domingo?. Hoy os quiero hablar sobre el consumo de bebidas y alimentos en época veraniega pero lo quiero hacer partiendo un poco de mi experiencia y con alguna nota de humor. Con este artículo pretendo concienciar de manera general sobre la cantidad de calorías que consumimos  (me incluyo lógicamente) a lo largo de las largas noches de verano. Lógicamente si alguien quiere aportar su visión le invito a comentar libremente al final del artículo.

La época estival es un período en el que habitualmente nos gusta alternar más de manera general ya sea de día o de noche. Las fiestas patronales de los diferentes pueblos suelen ser un escaparate propicio que invita al disfrute en todos sus aspectos. Risas y diversión están aseguradas pero….y aquí es donde empieza mi labor, el consumo de alimentos y sobre todo de bebidas refrescantes suele ser más abundante. En función del rango de edad en el que nos encontremos nuestra diversión se centrará dentro de un horario u otro. Si somos veinteañeros nuestro horario será más nocturno con el consiguiente consumo de bebidas generalmente alcohólicas acompañadas en algunas ocasiones por alimentos de índole principalmente almidonada. Patatas fritas, chasquis, donuts o roscas azucaradas suelen ser los “alimentos” baratos y cuestionablemente nutritivos que abundan entre sorbo y sorbo. Las bebidas nocturnas preferidas por este colectivo varían mucho y van desde el consabido kalimotxo (bebida compuesta por vino y coca-cola mezclada generalmente a partes iguales e inventada en mi pueblo, Algorta) y cerveza hasta las bebidas destiladas más duras como ron, ginebra, etc. Ya hablé de las alteraciones que produce en el organismo el consumo crónico de bebidas alcohólicas y que aquí podéis volver a recordar. Generalmente las noches se alargan hasta el amanecer, regresando a casa con las primeras luces del alba y en un estado más que cuestionable. Si a la mañana siguiente nos encontramos con ánimo suficiente de hacer balance de la noche, el primer paso es acudir a nuestro monedero para contar el dinero que nos queda, si algo queda. La primera reacción suele ser de sorpresa y hazto seguido recorremos mentalmente los lugares visitados, aparece el arrepentimiento y la firme promesa de NO VOLVER A BEBER más alentado por la monstruosa resaca…pero me estoy desviando del tema. Realizando un conteo superficial de las calorías consumidas durante la noche y sin exagerar podemos llegar a descubrir que a nuestro cuerpo hemos obligado a procesar más de 2000 kilocalorías sin mucho esfuerzo. Para los individuos más audaces este conteo puede llegar a las 4000 Kcal.

Siguiendo con el análisis de las ingestas calóricas en función del rango de edad en el que nos encontremos subimos una década y vamos hasta los treintañeros. Grupo más estable que prefiere disfrutar de las terracitas y sobre todo, de día. La diversión nocturna por norma general no suele atraer tanto. Aún así el consumo de calorías también se ve aumentado aunque por lo general se distribuyen a lo largo de un mayor número de horas. Hay que tener en cuenta que la gente que anda sobre los 30 años suelen tener niños pequeños y la vida nocturna no suele ser compatible.

En líneas generales a medida que vamos cumpliendo años independientemente de si tenemos familia o no, las fiestas suelen disfrutarse más por el día. Aquí influyen muchos otros aspectos que no voy a tocar.

Pero, ¿tantas calorías puede tener una cerveza?. Una sola cerveza no es el problema ya que por 100 ml de cerveza con alcohol rondan los 45 Kcal. Una caña suele tener unos 250 ml, por tanto estaremos consumiendo 135 Kcal por caña. El problema viene por el exceso de cervezas y no digamos por el contenido en alcohol. En cambio si preferimos consumir cerveza sin alcohol la cantidad de calorías consumidas desciende por debajo de la mitad, 100 ml de cerveza sin alcohol rondan las 15-20 Kcal, por tanto tendremos que si pedimos una caña sin alcohol no solo estaremos consumiendo menos calorías sino que estaremos siendo más responsables con el consumo de alcohol. Toda esta información relacionada con la cerveza la publicaré de manera excepcional el día 3 de agosto con motivo del Día Internacional de la Cerveza. Estad atentos al viernes que viene!!!

Y, ¿qué hay sobre las radler o cervezas con limón? Pues tres cuartos de lo mismo. Se suele pensar que por llevar limón el contenido calórico de esta bebida será menor que la cerveza normal. FALSO. La radler es una cerveza (si se le puede llamar así) que aunque tenga menos graduación alcohólica lleva refresco de limón, el cual lleva en su composición azúcares simples que sube su aporte clórico y su Índice Glucémico. La radler de Amstel da 42 Kcal/100 ml mientras que una rubia normal de toda la vida, sobre los 45 Kcal. La diferencia es MÍNIMA.

El vino sólo o el kalimotxo sería otra bebida perfecta para el verano y sus fiestas patronales. ¿Qué hay de sus calorías?, ?Tanto engorda? El aporte calórico del kalimotxo va en función sobre todo del tipo de coca-cola que se emplee. No es lo mismo hacerte un Kalimotxo o pedirlo en la terracita con cocacola normal que con coca cola 0% o light. La diferencia es simplemente BRUTAL. la coca-cola tiene 42 Kcal/100 ml, lo mismo que la cerveza radler. Si optamos por hacer un tremendo esfuerzo y le pedimos al camarero que nos ponga el kalimotxo con coca-cola 0% azúcar, 100 ml de esta no llegan a 0,5 Kcal. Suponiendo que un kalimotxo estándar tenga 400 ml estaremos restando al “refresco” más de 80 Kcal de, atención para los rezagados, CALORÍAS VACÍAS!!!!

Y, ¿qué me dices Txema de los combinados? Pues estos son todavía peor en cuanto a calorías. Tienen gran cantidad de alcohol que resulta tóxico para nuestro hígado, producen gran deshidratación , muy contraproducente en ésta época del año y, a no ser que la copa tenga más hielo que bebida, cosa muy habitual, el aporte calórico de este “otro refresco” es superior al de las bebidas fermentadas. Tomando de media 40% de alcohol en bebidas destiladas y suponiendo que un combinado se le eche (esto va en función de la buena o mala fe del camarero que te ponga la copa) sobre los 50 ml de, léase ron, whisky, ginebra, etc, más los 200 ml de una coca-cola normal tendremos sobre los 230-240 kilocalorias por copa (copa-copazo-combinado-pelotazo…según dónde estemos).

Por tanto, las calorías de los copazos casi “doblan” las de las bebidas fermentadas.

Txema, ¿y a la hora de comer?;¿qué me echo a la panza? Bueno pues esto para mí y para la mayoría de los mortales va en función del hambre que tengamos pero en líneas generales apetecen alimentos más frescos, con gran cantidad de agua y de digestión ligera y rápida. Todo esto nos conduce a llevar una alimentación sana y baja en calorías, ideal para conservar la “línea”.

GAZPACHO_00001_04
GAZPACHO

La combinación de ensaladas, gazpachos y cremas frías acompañadas de segundos platos constituidos principalmente por carnes magras y pescados a la plancha bajos en grasas nos asegurará un correcto aporte nutricional y unas digestiones más ligeras.

¿Y la actividad física? Se suele salir más, subimos más al monte, damos paseos más largos porque el tiempo y el mayor volumen de horas de luz invitan a estar más en la calle, cogemos más la bici…vamos que si no tenemos ninguna lesión o enfermedad no hay excusas para no hacer más actividad física. La actividad física que mayormente se practica es “andar” y sinceramente me hace gracia porque se piensa que con andar ya está todo hecho. Andar es la “actividad física” y como podéis observar lo he entrecomillado porque es algo natural en nuestra constitución física. Nuestro cuerpo está adaptado morfológicamente a mantenerse en movimiento durante largos períodos de tiempo, por tanto a nivel metabólico apenas vamos a realizar gasto calórico. Las actividades físicas que mayo impacto metabólico generan son las que mayor número de músculo implican. Si además aumentamos el tiempo de práctica por sesión y alternamos períodos anaeróbicos con aeróbicos, estaremos consumiendo calorías de manera exagerada. Para llegar a esto debemos preparar nuestro cuerpo poco a poco. Pero en general aconsejo la practica de running o el correr de toda la vida, la bicicleta, los deportes de grupo como fútbol, baloncesto cuya cohesión y sensación de integración en grupo aumenta la seguridad y el mantenimiento en la práctica de ese deporte y para los más valientes aconsejo la práctica de deportes de contacto o iniciación al amplio mundo de las artes marciales.

Ya para acabar y a modo de resumen, las ideas que intento transmitir con este artículo vienen a destacar los 2 principales pilares en el mantenimiento del peso y la salud en general:

  1. alimentación equilibrada y
  2. actividad física regular.

Como siempre os invito a que dejéis vuestros comentarios y sensaciones.

Un saludo y nos vemos el Día Internacional de la Cerveza!!!

 

nutriciondeportivayentrenamiento.blog

Soy Técnico en Dietética y Nutrición Humana, especializado en Nutrición Deportiva y Entrenador Personal así como estudios universitarios en Ciencias Químicas(no terminados). Profesional de la nutrición y el deporte con varios años de experiencia, especializado en todo tipo de dietas personalizadas pero dedicado últimamente a dietas hipocalóricas y deportivas. Con afán por saber más y ofrecer un mejor servicio estoy cursando el Grado de Psicología. En mis ratos libres practico artes marciales, disfruto de buenos paseos y quedadas con mis amigos y pareja. Sin más, me despido y solo me queda deciros que espero que os guste el blog y os sea de mucha utilidad. Gracias.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

×
×

Carrito

A %d blogueros les gusta esto: